jueves, 20 de octubre de 2016

Espejos de Luz, Paz y Amor





“ El Sol pulsa radiaciones de Paz,
El Sol pulsa radiaciones de Luz,
El Sol pulsa radiaciones de Amor Divino.
Desde el corazón del Sol, como Ángeles en vuelo,
descienden “Lenguas de Fuego” a la Tierra.
Estas emanaciones portan frecuencias de un Nuevo Tiempo,
de una Nueva Conciencia, de un Nuevo Hombre.
¡Benditas las almas que pueden integrar e irradiar esta ‘Presencia’! ”.


Meditad en estas frases; dejad que resuenen como mantras en vuestra interioridad. Aquietando vuestros parloteos mentales podréis sentir el eco resonante de estas verdades en vuestra conciencia.
Al entrar en meditación, es decir, en el silencio y palpitante vibración de“La Presencia de la Vida” que os compenetra más allá de los circuitos de las hondas mentales movidas por emociones y deseos pasajeros; al entrar en la Vibración de La PRESENCIA UNIVERSAL sentiréis la Paz, la Luz y el Amor que manan como un Manantial desde una Fuente Solar inagotable.
La meditación será vuestra manera de comprobación y certeza, ya que la meditación hace que los ‘dichos’, relatos místicos y conocimientos esotéricos se tornen ‘experiencias vívidas’, reales y tangibles.
El lugar del CONOCIMIENTO es de “señalación”; es como ‘un mapa’ que os muestra el camino interno a recorrer y os da confianza y os anima a transitarlo; y la meditación es el tránsito real por el Sendero.
El peregrino comienza el camino de la vida consciente evolutiva a través de la Luz del Conocimiento, observando el camino a recorrer en “el mapa del Conocimiento”. Pero llega un instante en la vida del alma en el cual el peregrino ya no se conforma con “el reflejo” del Sendero en el mapa del conocimiento, sino que siente la necesidad de transitarlo con sus propios pies, descubriendo, experimentando la Verdad por sí mismo. Entonces relega la intelectualidad pura a un segundo plano (sin descartarla) y comienza a “observar” y a “sentir” los movimientos externos e internos de la Vida, hasta que descubre y ve que entre ‘lo externo’ y ‘lo interno’ no hay separación, son el ‘anverso’ y el ‘reverso’ de una misma cosa… Comienza así el largo y encumbrado camino de “des-ilusión” que conduce a la mente desde la condición de separatividad al estado de unidad.
El CONOCIMIENTO es fuente de Vida y esperanza para las almas sin rumbo, para todas aquellas mónadas peregrinas que en sus “envases álmicos humanos” transitan el nivel de experiencia material, teniendo que vagar por caminos de error, confusión y oscuridad, antes de encontrar algo más seguro en donde poder reposar…
Después de un largo peregrinar por la vida material, encarnación tras encarnación, experimentando el placer y el dolor, las mónadas peregrinas en sus “burbujas álmicas” encuentran el Oasis del GÑANA, “El Conocimiento”, al cual ya no abandonarán jamás mientras dure la Instrucción interna. Este período álmico es el “probatorio”, antes de entrar en el extenso Sendero Iniciático; y la Iniciación de la Conciencia comienza cuando la “Instrucción Interna” ha llegado a cierto nivel que produce por atracción magnética, y según la necesidad álmica evolutiva, “LAS PRUEBAS”.
Cuando las Pruebas Iniciáticas comienzan se puede afirmar que el alma ha puesto firmemente sus pies en el Sendero de la evolución consciente; y en cada avance sale el peregrino cada vez más de los caminos oscuros de la materia, es decir, del aprendizaje inconsciente por el dolor. Esto no significa que el dolor desaparece por completo, pero se alquimiza y se sublima, según el nivel de CONCIENCIA CONSCIENTE que el alma va conquistando.
Todo esto es un proceso energético, y el percibirlo es MEDITACIÓN. Se observará que aquí no se está hablando de “técnicas de meditación”, que las hay muchas y muy variadas, sino de una Meditación Única que se desprende naturalmente del proceso álmico iniciático.
Esta Meditación no es buscada, “practicada”, no es un “método” o “práctica” especial o particular, sino un estado consciente-reflexivo y muy dinámico, de constante aprendizaje, que mana del alma.
Esta es la verdadera MEDITACIÓN, donde no hay lugar para el “deseo de ser”, para la “ambición de logros” y metas espirituales y metafísicas…, todo lo cual, en el fondo, es energía del ego inferior o yo psicológico.
No estamos echando por tierra a las múltiples técnicas de meditación que existen en el mundo humano, sino mostrando que, aunque pueden se útiles y necesarias en una parte del Sendero de la Conciencia, tarde o temprano revelan su condición de “insuficientes” para el individuo, ya que las técnicas no pueden dar la Sabiduría. “La Luz de la Sabiduría manará del alma por sí misma cuando el Manantial Interno se haya llenado, y el ‘Agua’ pueda entonces fluir sin barreras”.
Quien conoce las líneas del conocimiento esotérico sabrá muy bien de lo que estamos hablando: “Solo cuando el Cuerpo Causal (Burbuja álmica, Flor álmica o Loto Egoico) se ha llenado de Comprensión, puede el ‘Agua de Vida’ (Sabiduría) fluir, y la Flor de la Vida en el corazón de la Burbuja, emanar sus aromas (Amor).
Hasta que tal proceso de maduración del alma humana no llegue a cierto punto de progreso, de poco le servirá seguir técnicas de meditación desde la concentración mental, ya que todo ello pertenece a lo exotérico, y porque la verdadera meditación es esotérica, y llega como emanación de la Mónada y el Alma hacia la región de la Personalidad.
Cuando esto es debidamente entendido, la actitud del estudiante con la Meditación va cambiando, gracias al “conocimiento” interno.
“El corazón del Sol pulsa radiaciones de Paz, pulsa radiaciones de Luz, pulsa radiaciones de Amor…”, dijimos al principio de este contacto; y estas palabras son manifestadas como “indicadores” de una verdad que cada estudiante deberá reconocer por sí mismo, aprendiendo a aquietar las energías de sus vehículos inferiores, para poder así “percibir”, “sentir” e “intuir”. La contemplación directa de esta verdad es MEDITACIÓN.
Compruebe cada estudiante la verdad que emitimos en palabras y frases con su propia experiencia. Al hacerlo, en “espejos” de esa PAZ, de esa LUZ, y de ese AMOR os convertiréis.
Pax Cristi
Instructores Internos