domingo, 25 de septiembre de 2016

El Discípulo y el Vacío





Amados estudiantes:

Sois portadores de La Llama! Cuando un estudiante se vuelve agudo, tesonero y perspicaz en sus observaciones e investigaciones de la vida, se vuelve un instrumento del Sol en la Tierra. Esta es la primera cualidad de calidad que es necesaria para que un estudiante se transforme en DISCÍPULO: la apertura, la sensibilidad, la agudeza.
Sin esta primera cualidad despierta el discípulo no existe, no nace… Discípulo de la Vida es el ser que se vuelve sensible, sensitivo, intuitivo, con las señales internas que de muchas y variadas maneras se encuentran presentes en el diario vivir. En todas las cosas existe “la Voz del Sol, de la Vida”, pero solo los agudos, despiertos y perspicaces pueden ‘ver los signos’, “escuchar esa Voz”…, sin confundirse con sus propias proyecciones de fantasías.
El buscador de las verdades eternas muchas veces se introduce en el estudio esotérico pensando y esperando encontrar allí, a través de las ideas e instrucciones proyectadas por otros, respuestas claras al “misterio”. Pero “el misterio” no puede ser develado con el frío intelecto.
La erudición es uno de los resultados del estudio prolongado que realizan los estudiantes, y solo lleva a una cosa: una mente llena de ideas, de pensamientos, es decir de “objetos” en el plano mental; todo lo cual deberá ser abandonado para poder escuchar verdaderamente LA VOZ DEL SOL, que habla en las cosas más simples, como en las más complejas…; en la hierba, en la hormiga, en el ave que planea…, así como en algún escrito o en la locución despierta de algún hombre.
Esa Voz se puede expresar de muchas y variadas maneras, pero solo una mente vacía, silenciosa, y con gran alerta y sensibilidad puede escucharla. Una mente tan solo erudita jamás posee tal agudeza perceptiva, sutil…
La erudición es parte de un camino, ciertamente lo es…, ya que antes de “abandonarlo todo”, la mente debe lograr la destreza de poder concentrarse, comparar, razonar lógicamente…, sí; estas cosas son conquistas que todo estudiante debe realizar; pero esta no es la cumbre del progreso sino tan solo ‘un escalón’ que el estudiante debe pisar firmemente, antes de poder subir al siguiente escalón, el del VACIAMIENTO, el escalón del DESAPRENDER.
No basta con saber que el desaprender es necesario, sino que hay que “realizarlo”, vívidamente, realmente. Decimos esto por que vemos a muchos estudiantes engañarse a sí mismos cuando, pensando en el desaprender y expresándose como partidarios de este aspecto de la enseñanza, no la ponen en práctica…, aunque piensen lo contrario; y las evidencias están en sus mentes aún llenas de prejuicios, creencias y tabúes no resueltos, que por sí mismos aún no ven…
Este es un tema arduo, pero es uno de los principales que debe auto-cuestionarse todo estudiante.
Algunos se engañan pensando que deben seguir acopiando información, basándose en la idea de que antes de vaciarse, hay que llenarse; que “el llenado” es lo primero antes del “vaciado”; es decir, que “la construcción” es necesaria antes de “la destrucción”… Esta idea, correcta desde un ángulo de visión racional lógico, tiene más de una interpretación, y nos podemos encontrar aquí en el terreno de la paradoja. Algunos estudiantes cometen errores de interpretación en este punto por no ir más allá de la simple lógica. El sendero espiritual es un camino sinuoso donde es requerido un “ojo de águila” para resolver obstáculos, con los cuales a veces la simple lógica no puede…
El pensamiento lógico racional lleva a la idea de que “primero” es necesario llenarse, para recién “luego” vaciarse”… lo cual requiere de ‘tiempo’; pero en el área espiritual eso es falso; por que el vaciamiento, el desaprender, debe ser permanente, continuo, en todo momento. Es decir, que aún durante el estudio, la observación o cualquier actividad, el vaciamiento puede estar presente… Es una cuestión de actitud.
Quien estudia para “acopiar” intelectualmente pensando que el “desaprender” llegará más tarde, en un “tiempo futuro”…, está confuso; sin verlo, se engaña…, ya que no estará interpretando bien el espíritu de las verdaderas enseñanzas del VACÍO. El acopio de información con apego e identificación, por más vital o sagrada que la información pueda ser considerada es contrario al DESAPRENDER.
El acopio depende del tiempo y de la memoria, que es el archivo del acopio; mientras que el Vacío es atemporal, eterno.
El DESAPRENDER es una actitud interna de gran apertura, sin apegos a nada, ni a deseos, tendencias, o ideales…, a nada; y con esa actitud siempre presente y viva en vuestro interior, podéis hacer lo que os plazca, que siempre seréis nuevos, frescos como la flor y la hierba… Una mente así es la que se pide a los estudiantes, y solo los que llegan a ello son “discípulos”…; pero no hablamos aquí de discípulos de algún “Maestro” de largas túnicas…, lo cual es proyección psicológica infantil; sino “Discípulo de la Vida”, es decir, alguien capaz de escuchar “La Voz” sutil en todo, y aprender de cada cosa…
Hablamos así para descristalizar las mentes de los estudiantes, que vemos llenas de fantasías e ilusiones, lo cual es raíz de Ignorancia. La verdad está en la percepción directa, sin proyecciones psicológicas, y esto solo puede suceder en el AHORA, en una mente vacía de condicionamientos.
Una mente vacía no es una mente “muerta”, como algunos parecen interpretar, por que el Vacío del cual hablamos es una PRESENCIA repleta de vitalidad. El vacío interpretado como “ausencia”, como “falta”, es lo que perturba la mente condicionada del estudiante; debido a que aún no puede ver que en ese Vacío hay Presencia Total: LIBERTAD!
Quien no comprende el Vacío de una manera nueva, profunda…,
no puede ser DISCÍPULO.

El Vacío se vive, no se piensa…

El Vacío es la única manera de vivir el AHORA, sin tiempo psicológico.

El Vacío ha sido poco comprendido en la humanidad, aún entre los estudiantes…, pero es la clave de la Enseñanza que llevará al hombre a su REVOLUCIÓN INTERNA, la única capaz de transformar verdaderamente al mundo. 

Todo se reúne y resume allí…, en esta Enseñanza.

No hay Amor sin Vacío!
Esta es la verdad…
No importa cómo se quieran colocar las palabras…,
esta es la verdad.
Aprended pues, el arte del vivir!!
Aprended el arte del Vacío!!,
Y llenos estaréis…, ‘repletos’ de una sola cosa:
De AMOR por toda la Vida.

Solo en el Vacío veréis nacer el Amor por todo en la Creación, 
por cada criatura,
por la flor, por el arroyo, por el gusano, por la humanidad…
Solo en este Vacío puede surgir “La Voz Solar”,

 que resuena en todas las cosas
con un tono inconfundible de “UNIDAD”.
Por que…, después de todo…, amados estudiantes:
TODO ES VACÍO.

Vosotros sois Vacío, vosotros sois la Presencia Solar de al Vida Una; por que ambos aspectos son como las dos caras de una misma moneda: el “VACÍO”, infinito, religiosamente silencioso, sagrado…, y la “PRESENCIA”, eterna, el Sol, el Amor Universal en todo…
Este mensaje pone de relieve la enseñanza más importante que sintetiza aquello que ya fue ofrecido.

Quien tenga ojos para Ver, que vea…
Quien comprenda cabalmente esta enseñanza, nada más necesita…
YO SOY el Sol en vosotros.
Vacío en la Forma, Forma en el Vacío…
YO SOY EL QUE SOY


                                                               

Alexis B.